Pilates para mamás y bebés: conexión total


Después de tener un hijo queda una tarea pendiente: recuperar la figura. Para que las mamás no se separen de sus bebés, el equipo técnico del Pilates DiR Studio diseñó un programa de entrenamiento de Pilates, revolucionario e innovador.

 

Conexión total

El contacto con el niño y la oportunidad de interactuar con él es uno de los aspectos más beneficiosos del trabajo conjunto. El contacto corporal piel a piel produce niveles elevados de la hormona oxitocina, que mejora el estado de ánimo, reduce la presión sanguínea y el pulso, y produce una sensación de relax.

Tener contacto con el bebé durante la práctica supone una estimulación y una oportunidad de ver su evolución y desarrollo a nivel motor y sensorial. Experimentará con sus emociones, ejercitará sus sentidos y mantendrá un contacto visual con la madre. El movimiento que se produce en un suave balanceo, que altera el fluido del oído interno e informa al cerebro de la orientación y posición de su cuerpo en el espacio.

 

Reforzar el suelo pélvico

El cuerpo de la madre aún padece dolores de espalda y caderas debido a la posición durante el embarazo. También se fatiga más y la barriga continua estando blanda. Es indispensable proporcionar al cuerpo el reposo necesario, y esperar 4 a 6 semanas (si ha sido un parto natural) o 6 a 8 semanas (si ha sido cesárea) antes de empezar. El trabajo enfocado en el suelo pélvico es recomendable hacerlo pocos días después de dar a luz, pero para el ejercicio global hay que esperar algo más.

 

© | Sitio desarrollado por PostelNet.